Óscar: el niño dormido, Asturias | Coolturebox
48607
fn-base-class,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Óscar: el niño dormido, Asturias

Óscar el niño dormido

Óscar: el niño dormido, Asturias

Esta es la historia de Óscar, un niño que quedo sumergido en un largo y profundo sueño dormido. Un dormir comatoso que lo llevó a estar ensoñando nueve meses, con todos sus días y noches, semanas y meses, minutos y horas sin poder moverse.

Un coma de buenas noches en los que sus padres dedicaron todo su tiempo a recordarle los cuentos que le habían leído a los pies de su cama desde muy pequeño, antes de apagar la luz y recibir el beso del sueño.

Su hermana menor no entendía si aquello del coma era como las siestas de verano después de comer sandía, o jugar a la gallinita ciega y por eso no se movía…

Pero una voz al oído de Óscar le decía que tenía que despertar y volver a correr y a jugar con su hermana Lucía. Y dejarse de cuentos chinos, e ir al colegio con sus compañeros y amigos, y jugar al baloncesto como hacia de lunes a viernes todas las tardes incluso en invierno.

Tras nueve meses de sueño, una mañana fría de invierno, algo extraordinario sucedió… y Óscar primero abrió un ojo, y luego los dos, bostezó y despertó…

Pero Óscar no recordaba como hablar ni escribir y tampoco como andar…

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Coolturebox utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar