Rey Lear: William Shakespeare, Segovia | Coolturebox
87599
fn-base-class,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Rey Lear: William Shakespeare, Segovia

Rey Lear: William Shakespeare, Segovia

El reinado de Shakespeare en el teatro universal parece infinito. A ello ayuda que el dramaturgo inglés cediese parte de las letras de su trono al Rey Lear, un personaje a quien envuelve la locura, el caos, la ambición, la destrucción, el patetismo y la arrogancia, pero también la heroicidad, la autenticidad, la dignidad o la ternura. Todo cabe dentro de Rey Lear y por eso, quizás, no ha existido en la Historia del teatro un reinado igual de las vicisitudes vitales.
En el Lear de Shakespeare, estrenado en 1606 en una versión más amplia de la leyenda, además de la historia de Lear con Goneril, Regan y Cordelia –sus hijas– aparecen el conde de Gloucester y sus dos hijos, Edgard y Edmund, para desencadenar una tragedia en la que los puñales se lanzan desde la naturaleza, la sociedad y las personas. La ceguera se instala en los poderosos mientras a su alrededor las tinieblas comienzan a invadirlo todo.
Y a pesar de haber sido escrita hace más de cuatrocientos años, las sombras del dominio de Lear siguen intactas. Continúa vigente esa visión del individuo y su crueldad; de su forma de ser frente a la ambición, de su querencia por lo material y de su deshumanización sin reparos. No ha cambiado la forma en que la traición adquiere su protagonismo ni tampoco la manera en que se trazan las alianzas políticas; siempre con los intereses materiales como reyes del mundo. Como bien escribe Ricardo Iniesta, director de la compañía Atalaya, que se ha atrevido a conquistar el territorio de Shakespeare por segunda vez en sus más de 35 años de trayectoria, las pasiones y los instintos humanos no han cambiado en los últimos 4.000 años.
Atalaya tiene ahora el poder de transmitir al público toda la sensibilidad social, el humanismo y la revolución que encierra Rey Lear, usando sus armas más letales: la energía de sus intérpretes, la fuerza de su escenografía y el tratamiento poético del espacio, la música y los objetos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Coolturebox utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar